Accueil

Un tesoro literario de valor inestimable: encuentran dos ensayos inéditos del mexicano Juan Rulfo

Un tesoro literario de valor inestimable: encuentran dos ensayos inéditos del mexicano Juan Rulfo

Considerado el mayor narrador de un país de grandes narradores, desarrolló una carrera académica que incluyó textos notables. Ahora, ese legado se amplía.

Dueño de un perfeccionismo proporcional a su talento, el escritor mexicano Juan Rulfo (1917-1986) se consideraba un "vicioso de la lectura", que devoraba dos títulos por día -cuando murió, en 1986, su biblioteca personal sumaba 15 mil volúmenes y sin embargo él consideraba que ni siquiera se acercaba a una de la que podría haberse vanagloriado-. Quizás eso explique en parte que haya podido acaparar el reconocimiento internacional unánime con dos únicos títulos en los que supo sintetizar un mundo y un estilo y asegurarse, por eso, un lugar entre los mejores escritores de la historia de la lengua castellana. La historia de la literatura registra pocos casos como el suyo.

Con la publicación de los cuentos de "El llano en llamas" y de su única novela y obra cumbre, "Pedro Páramo", en 1955, el mexicano se convirtió en uno de los mayores escritores latinoamericanos del siglo pasado.

En sus obras fundamentales –Pedro Páramo, una novela corta, y El llano en llamas, una colección de grandes cuentos– Rulfo pintó con exquisita sensibilidad un universo habitado por los personajes característicos del México profundo. Indisociables de la tierra, pero con suficiente vuelo como para encarnar los fantasmas, las voces y los silencios de un pueblo. El argentino David Viñas dijo que la obra de Rulfo puede entenderse como “el significado fundamental, más elaborado y conciso, de la polvareda de significantes que flota por encima de México”. El colombiano y Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez reconoció en él a uno de sus maestros.    

Ahora, aparecieron dos ensayos inéditos de su autoría y el mundillo literario y sus lectores reccionaron con esperable entusiasmo ante el hallazgo de ese tesoro inesperado, actualmente en disputa.

El diario El País de España fue el que anunció la aparición de los ensayos  que abordan la literatura mexicana y la literatura indígena y cuya publicación es negociada por estas horas entre la Fundación Rulfo, que defiende sus derechos, y la agencia española Carmen Balcells. 

Cuando se publiquen, otros cuatro ensayos de Rulfo, difundidos por revistas universitarias y editoriales, acompañarán este material inédito. Ambos textos constituirán la primera edición de material nuevo en relación a Rulfo en casi 20 años, desde Cartas a Clara (2000), el rescate de la correspondencia amorosa que mantuvo en los años cuarenta con su futura esposa, Clara Aparicio Reyes.

Los manuscritos corresponden a los últimos años del autor de ‘Pedro Páramo’, que dejó de publicar, pero nunca de escribir. La de los ensayos hallados será la primera edición de material nuevo en casi 20 años.

¿De qué tratan los dos ensayos encontrados? "Son una libreta de pastas amarillas con cinco páginas y media; y 38 hojas con el lateral rojo arrancadas de otra libreta. Ambas rellenas hasta los márgenes con la letra de trazo fino e inclinado de Rulfo -describe el diario español que dio difusión al hecho-. La primera es un repaso a la literatura brasileña del siglo XX. La segunda versa sobre literatura mexicana. Ninguno de los dos textos están fechados, pero las investigaciones de la Fundación, basándose en el impecable estado de conservación del papel y las obras que aparecen mencionadas, los sitúan en torno a 1982, apenas cuatro años antes de su muerte".   

Como académico, Rulfo dedicó ensayos a la literatura estadounidense, yugoslava, húngara o nórdica, una de sus debilidades junto a las letras brasileñas. Ahora, ese legado se amplía.

Como académico, Rulfo dedicó ensayos a la literatura estadounidense, yugoslava, húngara o nórdica, una de sus debilidades junto a las letras brasileñas. Ahora, ese legado se amplía.

En el marco de su carrera académica, que corrió a la par de su trabajo como autor, Rulfo dejó pruebas notables de su erudición en una obra ensayística que incluye minuciosos repasos de la literatura estadounidense, yugoslava, húngara o nórdica, una de sus debilidades junto a las letras brasileñas, entre las que, por ejemplo, Rulfo subraya una copiosa lista de autoras poco conocidas entonces, como Clarice Lispector, Dinah Silveira de Queirós, Nélida Piñon, Lygia Fagundes Telles. Ahora, estos dos nuevos textos vienen a ampliar ese corpus.

Los textos completos de los nuevos ensayos aún no se conocen públicamente, pero trascendió que uno tiene que ver con un relato de 1980 de un escritor californiano llamado Fernando Escopinichi, de quien muy pocos se acuerdan y de quien Rulfo habría dicho: “Es uno de los grandes cuentistas mexicanos”. El otro escrito profundiza sobre la literatura indígena desde antropólogos y narradores mexicanos.  

Legendario. El escritor mexicano era un estudioso que asumía su voracidad lectora. Cuando murió, en 1986, su biblioteca personal contenía 15 mil volúmenes.

Legendario. El escritor mexicano era un estudioso que asumía su voracidad lectora. Cuando murió, en 1986, su biblioteca personal contenía 15 mil volúmenes.

Víctor Jiménez, director de la Fundación mexicana explicó: “Estos textos son probablemente lo último que escribió (Rulfo) y nos ayudan a situarnos en qué andaba metido al final de su vida”. 

Y confirmó que "ambos materiales vendrían a ser una extensión de otros trabajos anteriores: un prólogo a una edición de 1982 a una novela del autor brasileño Joaquim María Machado de Assis y una conferencia impartida en Harvard en 1981 sobre literatura mexicana. Ambos textos, junto a otros cuatro materiales ensayísticos de Rulfo —escritos en un período que va desde los cincuenta hasta su muerte— diseminados por revistas universitarias y editoriales menores serán también recopilados en una nueva edición."

 

Pages